Terminando un año, puede que para su negocio haya sido muy bueno, o tal vez no. Pero sin importar esto, seguramente usted desea arrancar “con toda la pata” un año más lleno de ideas, inspirado, motivado, entre otras cosas y todo con el fin de ver su negocio creciendo día con día.

Aunque cerrar un año para un negocio sea lleno de muchas cosas por hacer, tal como pago de aguinaldos, hacer un cierre fiscal, reuniones con contadores, últimos pagos, agendar vacaciones (si es que hay), entrega de proyectos, y la lista sigue y sigue, existen 4 puntos que todo emprendedor no puede dejar de hacer.

1-Recuento de lo logrado

Es muy común enfocarse en estar haciendo y haciendo, es completamente entendible pero un punto muy importante es poder sentarse y hacer un resumen de todo lo que se hizo durante el año para el negocio.

Proyectos terminados, adquisición de mejores clientes, que se creo su primer sitio web, el envío del primer pedido, sea lo que sea por muy grande o muy pequeño merece estar en esa lista, presentarla al equipo incluso puede que el dream team sea solo usted y su esposa, pero el detenernos y ver un recuento del trabajo realizado nos ayuda a motivarnos.

2- Piensa en las lecciones aprendidas

Si tuvimos un buen o un mal año, siempre existirán lecciones aprendidas, unas con más peso que otras. Pero el fin de esto es poder poner en práctica esas lecciones aprendidas y seguir aprendiendo, de eso se trata de prueba y error, que poco a poco ayudan a crecer el negocio de una manera saludable.

3- Plan de acción para los primeros 3 meses del nuevo año

Todo emprendedor sabe que la famosa “suerte” no necesariamente es parte de la formula del éxito para el negocio. Todo lo contrario, sabemos que las acciones bien planeadas e intencionales sumadas al esfuerzo diario son lo que ayudan a seguir.

Por eso es importante tener un plan de acción, simple pero funcional, pensar en que hacer para retomar la conversación con el cliente, que contenido debe haber para alimentar redes sociales y página web, identificar algunos nuevos clientes con los que nos gustaría trabajar, agendar algunas reuniones, todo esto puede ser un punto de arranque para su próximo año.

4- Las metas

Aunque puede ser muy lógico poner metas, muchos emprendedores todavía no hacen esto para su negocio. Bueno, este nuevo año es un buen momento para hacerlo, hay una frase que dice:

¡Sino sabe a donde va, no importa el bus que agarre!

Si no sabemos cuanto clientes tenemos, cuántos conseguimos este año que termina, cuánto se vendió, entre otras cosas pues no tendremos un punto de comparación, por eso lo primer que debe hacer es obtener esa información y con esto plantearse unas metas de crecimiento retadoras pero que se puedan lograr, de esta manera sabrá para donde se dirige.

El éxito es parte de lo que muchos emprendedores deseamos, pero esto no pasa sin el esfuerzo del día a día y la suma de todos ellos a través del año.