Inside_an_Ecommerce_Entrepreneurs_Brain_Cartoon_Illustration-bannerEn la actualidad, ser emprendedor es ese foco prendido en la cabeza de la mayoría de las personas que tienen como objetivo tener un negocio propio, adecuado a los productos que piensa que el entorno requiere, con horarios flexibles a su rutina diaria y sobre todo, que le permita alcanzar sus objetivos financieros y personales. Si han tenido esa idea pero no saben ni por donde comenzar, es necesario que vean más allá del comercio tradicional, y de las oportunidades que la tecnología está presentando para que la idea de ser emprendedor y tener una pyme no suene tan descabellada. Es por eso que hoy hablaré un poco de las oportunidades que el denominado e-commerce puede presentar para que, si estás dando vueltas en la silla de tu trabajo pensando que podrías emprender tu propia empresa, sientas que tienes un poco de paz y apoyo para lograr esta meta.

Ten en la mira el producto que quieres vender

Lo primero que debes hacer es tener pensado el producto o servicio que quieres comercializar. No estoy diciendo que ya con esto tengas tu tienda lista, pero si es el primer recurso que necesitas para poner a prueba si tú idea de negocio puede ser exitosa o por el contrario, se debe quedar en tu cabeza bien guardada. El producto puede ser fabricado artesanalmente por ti o por un proveedor externo. Por otra parte, puedes comercializar productos por el método dropshipping, en cual te da la gran ventaja de que no necesitas tener un inventario, cuestión que disminuye un poco la carga financiera del proyecto. Considera que debe ser un producto de calidad y variedad; puede que este sea el primer paso para que la idea de tu propia empresa tome forma, por lo que debes iniciar con el pie derecho.

Realiza un estudio de mercado

Si ya tienes el producto, es momento de poner a prueba que tan demandado esta por las personas que te rodean.Para esto, es necesario que comiences con construir un perfil del comprador ideal de tu producto, en donde se incluyan características demográficas, psicográficas, etc. Con esto a la mano, invita a personas que cumplan con el perfil a probar tu producto, mediante promociones temporales o grupos de apoyo. Invítalos a opinar acerca de las ventajas y desventajas que el producto puede mostrar, si el precio es viable para ellos y si requiere de más accesorios. Tu estudio de mercado es esa investigación que va a respaldar las decisiones que tomes respecto a si comercializar o no un producto, y como lo recibirá el mercado. En el comercio electrónico, es lo mismo. Puedes hacer este tipo de investigaciones a través de encuestas externas o de Facebook, hangouts o simplemente preguntando en grupos especializados. La opinión de personas desconocidas que conozcan o sean el mercado y puedan hablarte de manera objetiva, será la más valiosa.

Crea tu tienda virtual

Ya que tienes los dos elementos principales de tu negocio, que son los productos y los clientes, es necesario que tengas un negocio establecido y a la vista de los interesados. Para índoles de comercio electrónico (e-commerce), denominaremos a tu negocio como tienda virtual. Es necesario que tengas pensado como te gustaría que se viera tu tienda virtual, que colores van mejor con la personalidad de la marca y de lo que el mercado requiere, si vas a incluir un blog (recomendado) o no, como quieres atender a tus clientes, que tipo de envíos vas a manejar, cuales son los tipos de pago que vas a aceptar; en fin, cuestiones que toda tienda, sea física o en línea debe enfrentar. Pero antes de preocuparte por todo lo anterior, es necesario que definas bajo que plataforma o servidor va a estar tu tienda. Quizá hayas escuchado hablar de Mercado Libre, un enorme espacio en donde te proporcionan un espacio para vender, que no puedes personalizar. Si no te importa mucho la imagen de tu tienda y tienes pocos recursos, entonces te recomendamos que te detengas aquí, corras a Mercado libre y des de alta tu negocio. Si por el contrario, quieres tener la posibilidad de crecer, personalizar tu negocio e incluir recursos como atención al cliente mediante chats en vivo, etc, entonces sigue leyendo. Hay dos opciones en el mercado del comercio electrónico. La primera es que generes tu propia página en internet, para lo cual requieres tener conocimiento de programación de sitios, entre otros. La segunda opción aplica para aquellas personas que no tienen ni idea de que es un código HTML. Existen sitios como que de manera gratuita o a un costo mensual, te guiarán durante el proceso de dar de alta desde el nombre de tu tienda, hasta incluir las imágenes y reseñas de cada uno de tus productos. Puedes averiguar sobre la variedad de comercios electrónicos que existen, para saber cuál se adapta más a tus necesidades.

Crea publicidad

Ya tienes todo armado, y es hora de darlo a conocer. Es momento de emplear esos recursos que utilizamos diariamente para platicar y comentar fotos, que en realidad son una fuente de publicidad tanto gratuita como pagada, que te ayudará a darte a conocer; estamos hablando de las redes sociales. Facebook, con sus grupos y su publicidad pagada, es el primer buen recurso relacionado a las redes sociales. Además de ser tu base de datos personal, permite que te comuniques con todo aquel interesado en temas relacionados con tu tienda y con los productos que tienes a la venta. Su publicidad pagada te permite alcanzar a un mercado meta especifico, sin desgastarte en campañas sin fundamento. Twitter, por otra parte, funciona como un excelente medio de atención al cliente, ya que gracias a su rápido crecimiento y facilidad de uso, es el medio ideal para publicar noticias breves con enlaces al sitio, así como iniciar relaciones laborales con los interesados. ¿Buscas promocionar tu catálogo de productos? Instagram y Pinterest están a la orden del día para cumplir los caprichos de las personas que necesitamos ver los productos. Las redes sociales que utilices siempre serán benéficas para tu tienda, si las ocupas de la mejor manera posible.

Ten un excelente servicio al cliente

Por último, la relación inicial que tengas con tus clientes va a funcionar como el cimiento principal de tus posibles ventas. Es por eso que desde el inicio debes ser responsable con cada uno de ellos, brindándoles la atención que requieren, solucionando sus problemas cuando lo requieren o dándole seguimiento a sus pedidos hasta que lleguen a su domicilio, y aun después, informándote de cómo fue la experiencia de compra, que podría mejorar, etc. Recuerda que un cliente satisfecho se puede convertir en 2 o más clientes que estén consumiendo en tu tienda. La publicidad de persona a persona es a veces la más valiosa, y la más barata. Así que no desaproveches esa oportunidad y da a conocer tu tienda como se debe. Estos cinco pasos o acciones son lo más elemental para que puedas dar el gran salto y convertirte en emprendedor. Recuerda que las ideas las tienes, y seguramente la iniciativa también; solo es cuestión de buscar los recursos a tu alrededor y aprovecharlos de la mejor manera.

[box type=”info”]Artículo contribuido por Rosa Angélica Salazar, Social Media Manager en Altura Interactive [/box]