no-es-lo-que-venda-sino-como-lo-vendaSi nos ponemos a analizar los servicios o productos que brindan los negocios, y los ofreciéramos por lo que son, nadie los compraría. Por ejemplo, si un negocio que vende carros ofreciera literalmente lo que es un carro, seguramente sus números estarían en rojo; su descripción del producto sería algo como: “Le vendemos hule, con latas, con un montón de cables, con un puñado de tornillos, y unos cuantos espejos…”

 

O que tal sería la descripción o el speech de ventas de un gimnasio, podría ser algo como:

“Le vendemos una hoja con instrucciones para que utilice en las máquinas de metal, para que se canse alzando metal con varillas…”

¿Sería muy extraño verdad? Pues por eso la importancia de saber profundizar en lo que realmente ofrecemos al cliente, en otras palabras, el verdadero beneficio.

El cliente no compra lo que usted le ofrece, compra lo que percibe que va a recibir

Veamos el caso de una mujer cuando adquiere maquillaje, seguramente ellas no ven esos productos como polvos, o un lápiz labial, o rímel y entre otras cosas. Cuando ellas compran todo eso, lo que realmente están comprando es verse guapas, levantar miradas, sentirse lindas, llamar la atención del esposo o la persona que le gusta, entre un montón de cosas más que pasa por la cabeza de ellas.

Por eso es que el cliente no compra lo que usted le ofrece, realmente compra lo que percibe que va a recibir.

Hable el “lenguaje” que su cliente más entiende

No importa si su negocio es una pulpería, una verdulería, un taller mecánico, o incluso si es un negocio ambulante, todos pero absolutamente todos pueden hablarle a sus clientes en el lenguaje que ellos más entienden, y el que más levanta el interés, o sea el beneficio directo para ellos.

La pregunta que seguramente se hacen es: ¿ pero cómo logro? No es tarea fácil, porque estamos acostumbrados a ver las cosas muy literalmente, pero voy a darles el ejemplo del señor que vende salud:

Este es un señor de aproximado 60 años, con un carrito de los que se usan en los súper mercados, siempre lo lleva lleno de naranjas y pipas. Pasa por el barrio donde yo vivo, y los que están cerca. ¿Cómo se imaginan que el vende su producto?

El no dice: ¡Les traje naranjas y pipas, vengan por ellas! Al contrario, el pasa y grita:

¡Salud!

Y lo hace en los lugares donde ya sabe que está su clientela, y así les ofrece su producto, porque sabe que el no vende naranjas y pipas, sino que le da salud a la gente.

 

Pequeños cambios en su mensaje pueden aumentar significativamente su número de clientes

Tomarse una hora de su tiempo para pensar y cambiar la forma de su mensaje, puede aumentarle las ganancias. Todo depende de que logre entender lo que su negocio ofrece, y a la vez transmitirlo.

Unos consejos para lograrlo:

  • No use palabras como calidad, innovación y otras palabras como estas, ya que esto es lo que dicen todos los negocios, en vez de esto demuéstrelo
  • Haga que su cliente se identifique, por ejemplo piense en el problema o necesidad que usted resuelve, mencione el problema y cómo con usted será diferente
  • No venda, es molesto para el cliente leer o escuchar como intentan venderle. Recuerde que ¡a la gente le gusta comprar, no que le vendan!

La magia de adquirir nuevos clientes, es la suma de muchas cosas de su negocio, la manera de como atiende a sus clientes, lo que pasa después de la venta, su sitio web, charlas que lo den a conocer entre otros puntos, pero es muy importante que una buena descripción del negocio capte la atención del prospecto que a la vez permita abrir la conversación con ellos.

Imagenes-recurso-01Puede usar nuestro recurso de descripción del negocio que es completamente gratuito, para generar un buen mensaje de su negocio.

Antes de hacerlo recomendamos leer la guía de como hacerlo de una manera correcta.