12cosasdelemprendedorFELIZHace unos meses escribí un artículo sobre lo que se requiere para crear mercadeo feliz, un balance entre tres cosas basadas en la filosofía de Mahatma Gandhi. Intuitivamente sabemos que si mantenemos ese balance logramos la felicidad del mercadeo y podemos ser emprendedores más felices.

La psicóloga Sonja Lyubomirsky ha documentado 12 factores que ayudan a aumentar los niveles de felicidad. Estas son las cosas que un emprendedor hace diferente no solo para crecer su negocio, sino también para aumentar su felicidad y la de su equipo. Son los 12 factores más probables a determinar la verdadera felicidad del emprendedor.

Nota: Ver el libro de Sonja titulado “El cómo de la felicidad“, en su sitio web. Ahí comparte algunos datos interesantes sobre la felicidad y cómo afectan la vida de un emprendedor, basado en estas doce características:

Expresa Gratitud

Cuando uno aprecia lo que tiene, lo que tiene aumenta en valor. Básicamente, ser agradecido por los beneficios que ya disfrutamos traerá un sentido más profundo de felicidad. Todo emprendedor tiene momentos difíciles en su negocio y llega a afectar otras áreas de su vida. Pero también tenemos momentos buenos, y en esos momentos donde el negocio corre bien o crece, no se puede ser feliz si no estamos agradecidos por lo que ya tenemos.

Cultiva el optimismo

El emprendedor feliz tiene la capacidad de fabricar su propio optimismo. No importa cuál sea la situación, el emprendedor exitoso encontrará una manera de ponerle un giro optimista. Sabe que el fracaso crea oportunidad para crecer y aprender una nueva lección para el negocio o para la vida. El emprendedor optimista (y realista) ve el mundo como un lugar lleno de oportunidades, especialmente en tiempos difíciles.

Evita la comparación social

La comparación puede ser veneno, especialmente cuando surge de un punto de inseguridad. Si estamos de alguna manera “mejor” que el otro negocio o la otra persona con la que nos comparamos, crea un sentido de superioridad poco saludable. Nuestro ego se infla. Si estamos “peor” que otro, tendemos a desacreditar el trabajo duro que hemos hecho y hasta renunciamos a los avances que hemos hecho. La mayoría de las veces este tipo de comparación social o sobre-análisis no surge de un lugar saludable.

Realiza actos de bondad

Los actos de bondad liberan serotonina en el cerebro y nos hacen feliz mientras también contribuimos a la felicidad de otros. (ver puntos 5 y 11). Ayudar a alguien es una manera de sentirse bien y construir la felicidad con otros.

Cultiva las relaciones

Las personas y los negocios más felices son los que crean relaciones profundas y significativas. Las personas y los negocios más felices del planeta son los que tienen relaciones profundas y significativas. ¿Sabía que los estudios muestran que las tasas de mortalidad de las personas se duplican cuando se sienten solos? El emprendedor feliz mantiene un círculo activo de colegas, socios, y amigos con que puede compartir sus experiencias.

Desarrolla estrategias para superar obstáculos

La mayoría de resultados, positivos o negativos, empiezan a tomar forma antes de lo que creemos. El emprendedor feliz supera los retos más grandes con una preparación contínua. Puede ser difícil llegar a soluciones creativas en el momento en que todo parece que se derrumba por un problema o un reto inimaginable. Es útil tener estrategias saludables para superar esos momentos, que sean parte del arsenal para manejar esos momentos sin desboronarse.

Aprende a perdonar

Guardar sentimientos negativos se refleja en acciones negativas. La mente no distingue perfectamente entre la emoción pasada y la emoción presente. Simplemente siente. Cuando mantiene una emoción negativa la alimenta en el pasado y en el presente. Esas emociones negativas están destruyendo su energía positiva que es la base para construir su negocio y su felicidad.

Aumenta la experiencia absoluta

La experiencia absoluta es un estado en el que se siente como si el tiempo se detuviera y se fusionara la acción y la conciencia, sin distracción alguna. No hay hambre, sueño o emoción en particular. Estamos completamente absorbidos por la actividad en curso y lo vivimos plenamente sin distracción.

Disfruta de los momentos

La felicidad profunda no puede existir sin disminuir la velocidad a menudo para disfrutar del momento. Es fácil mantenerse distraído con el siguiente paso, especialmente con un emprendimiento que demanda una agilidad de acción constante. Olvidamos vivir las experiencias agradables de la vida en el momento preciso. Cuando descuidamos ese aprecio, le robamos la magia al momento.

Se compromete con sus objetivos

Estar plenamente dedicado a hacer algo crea una fuerza inefable. Cosas mágicas suceden cuando nos comprometemos a hacer todo lo posible para llegar a un objetivo. Surgen negocios y proyectos que jamás hubieran florecido en un ambiente de ambigüedad. Cuando estamos totalmente comprometidos a hacer algo, no hay más remedio que hacer esa cosa. Al eliminar la opción de no trabajar hacia el objetivo, inconscientemente hace que el emprendedor sea más feliz porque sabe que su acción es parte de su propósito.

Vive con espiritualidad

Cuando practicamos la espiritualidad, reconocemos que la vida es más grande que un solo individuo. El emprendedor feliz crea una conexión de propósito más allá de su proyecto y sus clientes. Algunos de los emprendedores más exitosos y felices que conozco sienten que están haciendo el trabajo que fueron “llamados a hacer”.

Cuida su cuerpo

La felicidad vive en el balance de cuerpo, alma, y corazón viviendo con los 7 principios fundamentales de la salud. El emprendedor que no tiene buena energía física le carga esa deficiencia a su energía mental, emocional, y espiritual. Ser emprendedor es algo personal y requiere el balance de toda esta energía.

El emprendedor feliz

12cosasdelemprendedorFELIZ*Afiche y artículo basado en los estudios de felicidad realizados por la psicóloga Sonja Lyubomirsky, su libro “The How of Happiness” y la interpretación de Jason Soko de Sensophy.